Agresiones, motines y 600 psicotrópicos incautados: el balance del estado de alarma en las cárceles de Cádiz

La asociación Tu Abandono Me Puede Matar denuncia las situaciones que se viven en las prisiones de la provincia durante la crisis del coronavirus por la suspensión de los vis a vis y las comunicaciones

“Es difícil cumplir los protocolos en prisión, ¿cómo te separas dos metros de un interno?”, se pregunta un funcionario de prisiones de la provincia de Cádiz, que alerta de la situación que se está viviendo en las cárceles desde que se decretó el estado de alarma. “Los internos están más nerviosos y molestos porque creen que los funcionarios les van a contagiar el virus y también se está viendo más tensión porque la droga ya no entra por los vis a vis”, señalan desde la asociación Tu Abandono Me Puede Matar, que pide que se extreme la seguridad en las prisiones.

“Este jueves aislaron a 18 presos en Puerto III”, relata un funcionario de prisiones a lavozdelsur.es, “eso es una barbaridad, la mayoría de días no se aísla a nadie”. Este trabajador cuenta que “a un compañero le mordieron en el brazo”, tuvo que ser atendido por los servicios médicos y ahora está “pendiente de las pruebas”. El protocolo, en estos casos, dicta que debe realizarse analíticas durante un año para descartar el posible contagio de enfermedades, ya que “hay casos de presos con sida”.

Durante lo que va de estado de alarma, en Puerto III se han producido varias peleas y altercados que se han solventado gracias a la labor de los funcionarios de prisiones, y que han concluido con el aislamiento de cuatro internos y dos internas en el módulo de aislamiento. Durante una cena, un preso empezó a gritar e insultar asegurando que le habían robado, tras lo que se abalanzó sobre un funcionario, mordiéndole e el brazo y traspasándole el forro polar. “Precisó curas en la enfermería del centro y una inyección antitetánica en Urgencias del Hospital”, apuntan desde Tu Abandono Me Puede Matar.

“Después, cuando los internos están en las celdas aporrean las puertas, tiran objetos por las ventanas, lanzan pan a los funcionarios y es necesario aislar a ocho internos más, hasta que se calmó el módulo”, relata la organización. “Los internos están muy nerviosos”, reiteran desde TAMPM a lavozdelsur.es, sobre todo desde que “se suspendieron las comunicaciones y las visitas de familiares”, dos medidas incluidas en el decreto del estado de alarma.

“En Puerto I han sido incautadas 600 pastillas psicotrópicas —como tranxilium o trankimazin—”, relatan funcionarios de prisiones. “Así se consiguió evitar la desgracia que habría supuesto el consumo de las mismas”, señalan. Para ello fue necesario realizar cacheos de internos y requisar los productos en las propias celdas, sin disponer de EPI (Equipo de Protección Individual), “exponiéndose a contagio y evitando consecuencias peores, salvaguardando la salud y vida de los internos”.

Hace unos días, en Puerto II, dos internos se subieron al tejado de uno de los módulos, “no se sabe si para reivindicar medidas de seguridad o para aprovechar la revuelta y escaparse”, señalan fuentes de prisiones a lavozdelsur.es. Tras el reparto de la cena, dos presos usaron un cubo de basura y una escala —hecha con sábanas— para saltar a un tejado, amenazando a los funcionarios con cortarles el cuello si se acercaban. “Finalmente, el director y el jefe de servicios los convencieron para que bajaran”, relata la asociación.

Tu Abandono Me Puede Matar, tras estos incidentes, pide al Ministerio del Interior que dote a todos los centros penientenciarios de los correspondientes Equipos de Protección Individual. “Queda demostrado que necesitamos un estatuto propio porque estos días tan complicados y peligrosos no lo tendrán nunca el resto de miembros de la Administración General del Estado”, señalan.

Los presos con tercer grado, en sus casas

Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, facilita desde este miércoles que los presos en semilibertad —con el tercer grado o con régimen de flexibilidad del artículo 100.2— puedan permanecer en sus casas durante el estado de alarma. “Durante este tiempo cada centro establecerá los controles telefónicos aleatorios que considere oportunos”, establece el oficio dictado por este organismo.

En los casos de presos en libertad condicional, la orden establece que pasarán a ser controlados por comunicación telefónica, dando cuenta al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. Desde el pasado domingo, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, dictó una orden para que Instituciones Penitenciarias aislara todas las cárceles españolas prohibiendo los permisos de salida y también las comunicaciones, aunque en compensación se potencian las telefónicas.

Visto en: https://www.lavozdelsur.es/agresiones-motines-y-600-psicotropicos-incautados-el-balance-del-estado-de-alarma-en-las-carceles-de-cadiz/